La seguridad en las instalaciones eléctricas es un factor importante para prevenir incendios provocados principalmente por cortocircuitos. Se sabe que el 60% de las viviendas en el Perú son autoconstruidas y que el 50% de éstas, han sido realizadas sin planos y por maestros de obra que no están capacitados ni certificados y por consiguiente no pueden garantizar que los materiales, en este caso eléctricos, sean de calidad.

Ante esta problemática, el Instituto Nacional de Calidad (INACAL) y PROCOBRE organizaron una reunión de trabajo en la que participaron representantes de instituciones públicas y privadas para diagnosticar la situación de la acreditación y certificación de las instalaciones eléctricas y de los técnicos electricistas del país.

En esta reunión se plantearon diversas estrategias para mejorar la situación de las instalaciones eléctricas, una de ellas, será la de articular acciones puntuales para fortalecer la difusión entre el ciudadano de a pie y enseñarle a exigir productos, construcciones y manos de obra que garanticen la seguridad.

La directora de Acreditación del INACAL, Juana Hidalgo Murrieta, señaló que es importante para la institución continuar difundiendo la cultura de calidad en la población y hacerlo por etapas en las diferentes etapas de la construcción, como el de las instalaciones eléctricas.

En cuanto a la certificación, señaló que es necesario exigirla a la hora de comprar lo cual conlleva a la reducción de probabilidades de siniestros. Durante la reunión de trabajo los participantes resaltaron la importancia de tomar medidas para frenar la informalidad en las instalaciones eléctricas y recordaron que de cada 10 siniestros 9 son incendios y que la principal causa son las malas conexiones eléctricas.

Otra de las propuestas que se enmarca en la priorización de las edificaciones de escuelas, hospitales, industrias y centros comerciales está la de generar seguridad con las certificaciones de la mano de obra puesto que una obra elaborada basada en NTP´s garantiza la preservación de la vida humana.

“Debemos descartar al electricista empírico, hay que hacer que se certifique y para ello se puede brindar capacitaciones”, dijo uno de los participantes en la primera sesión.

En las próximas semanas el grupo de trabajo planteará acciones a corto y mediano plazo para ser implementadas por las instituciones comprometidas como los ministerios de la Producción, de Trabajo y Promoción del Empleo, de Energía y Minas, las municipalidades de Miraflores, Villa El Salvador; e instituciones como SENATI, TECSUP, ASPEC, OSIPTEL, INDECOPI, Colegio de Arquitectos del Perú, empresas certificadoras, Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú.